Mi viaje para aceptar mi diagnóstico de endometriosis

by | Oct 23, 2019 | Endo Vida

Da miedo, lo sé, ¡todas hemos estado allí! Cuando te dicen que no estás loca y que el dolor no está en tu cabeza, sino que es el resultado de una enfermedad crónica llamada endometriosis, una avalancha de sentimientos diferentes te invaden. Lo curioso es que esos sentimientos nunca te abandonan, más bien, aprendes a controlarlos y florecen en diferentes momentos de tu vida, pero todos están allí para quedarse. Recuerdo haber salido de la anestesia en mi laparoscopía exploratoria y apenas podía escuchar al médico al lado de mi cama diciéndome que confirmaron endometriosis etapa 4, aunque estaba medio dormida, recuerdo los sentimientos como si hubiese sido ayer. 

Todo comenzó con lágrimas, al principio, eran lágrimas de alivio, sabiendo que finalmente tenía un nombre y una cara a lo que había estado pasando durante los últimos 17 años. Me sentí aliviada porque finalmente tuve pruebas de que el dolor no estaba en mi cabeza y ahora tenía una razón para sentirme enferma. Era como si me quitaran una carga de los hombros y ahora tenía permiso para sentir el dolor. Sentí tristeza y confusión acerca de lo desconocido, me diagnosticaron una enfermedad incurable que tenía un nombre, pero no una cura, y ya estaba al tanto del largo camino por recorrer para sentirme un poco mejor. Me sentí sola y una sensación de injusticia porque había estado luchando con esto durante tanto tiempo sin que nadie me prestara atención, le dije a mis padres, médicos, ginecólogo, entrenadores, maestros, parejas, familiares y nadie escucho y, por lo tanto, mi enfermedad estaba más avanzada de lo que debería haber estado si la hubiera tratado antes. Quería culpar a los demás, estaba enojada y quería victimizarme a mí misma, pero después de que el shock se desvaneció a medida que pasaban los días, comencé a sentirme más positiva al respecto y con una luz diferente. 

¡Recuerdo que un médico me dijo que la endometriosis es como un cáncer que no te mata y de verdad lo es! Incluyendo el dolor de perdida que trae. Prepárate para el dolor de perder todo lo que tenga gluten, queso, lactosa, carne roja, azúcar y muchos otros placeres de la vida. Empiezas a sentir un dolor de perdida por tu vida vieja para darle la bienvenida a una nueva que será más propicia para que estés más saludable. Es importante sentir todas esas emociones, incluida las sensaciones de caos e incertidumbre, pero créeme, todo vale la pena. Te dieron un diagnóstico que cambia el curso de toda tu vida, desde algo tan pequeño como la forma en la que comes hasta grandes decisiones como la de tu carrera. 

Me llevo unos días levantarme de la cama y comenzar a caminar nuevamente y durante esos días mi mente cambio de pensar “¿Por qué me está pasando esto a mí?” A “¿Para Qué Me está Pasando esto?”. Fue un gran cambio porque dejé de ser la víctima y me convertí en un defensora de mí misma. Tan pronto como comienzas a ver las posibilidades de tu viaje, comienzas a ver una luz al final del túnel. Durante esos días, fue cuando planeé este blog, me convertí en parte de muchos otros grupos increíbles y me conecté con otras mujeres increíbles que entienden por lo que estoy pasando. Creé diferentes amistades virtuales y la endometriosis comenzó a darle más propósito a mi vida, no todos pueden soportar tanto dolor por el tiempo que lo soporté, y eso me hizo invencible.

 Decidí cambiar mi vida desde el día en que me diagnosticaron, cambié mi trabajo, mi dieta, comencé a hacer ejercicio, decidí el mejor enfoque para abordar mi enfermedad y, en general, cambié la forma en que pensaba sobre mí misma. Me sentí desesperada por tanto tiempo que saber mi enfermedad me había empoderado por primera vez a actuar y hacer diferentes cosas que podrían ayudarme a sentirme mejor. La esperanza renació y ya no estaba en manos de otros, conocer mi enfermedad me dio la responsabilidad de cambiar mis hábitos a unos más saludables. Ya no podía usar la excusa de no saber porque estaba tan enferma y con el conocimiento llegó el poder de cambiar mi vida. Estoy rota, eso es cierto, pero esto es exactamente lo que me hace única, tengo una historia que contar a otras mujeres increíbles que están pasando por las mismas cosas que yo pasé y quiero ser la voz para decir que no están solas.

Hay días en que siento dolor y ansiedad y me desmorono al pensar en esta enfermedad, es difícil mantener una actitud positiva en este largo viaje de curación, el pequeño signo de dolor puede enviarme hacia atrás en cuestión de segundos. Pero, mantenerse positivo es mi objetivo final, después de sentir esas emociones de caos y frustración vuelvo a mi lugar feliz. Vuelvo a estar agradecida con mi cuerpo por llevarme tan lejos, por empujar más allá de esos momentos dolorosos, por seguir permitiéndome sonreír en los buenos días, por permitirme caminar, bailar y VIVIR incluso si es por unos días en el mes. Le doy gracias a mi cuerpo por mantenerse fuerte incluso cuando mi mente se rompe, por recuperarse después de todas las operaciones y procedimientos que conlleva este viaje. Mi objetivo es sentirme mejor y mi cuerpo lucha todos los días por este objetivo y por eso estoy siempre agradecida. 

Aceptar tu diagnóstico de endometriosis es aprender a ser vulnerable y aceptar todas las diferentes emociones que conlleva vivir con una enfermedad crónica. Aceptar la endometriosis es tratar de tomar las más saludables decisiones posibles, pero también entender que tomarás malas decisiones y, si eso sucede, simplemente te montas de nuevo al tren saludable, como todo lo demás en la vida, tu sigue avanzando y te esfuerzas más la próxima vez. Aceptar la endometriosis significa poner en una balanza constantemente todas las cosas como comer un pastel poco saludable, pero si te divierte y pasas tiempo con tus seres queridos, come el pastel y cuenta tus pérdidas más tarde, pero haz lo que su corazón desee. Lo que es más importante, recuerda que tú y yo no estamos solas, e incluso cuando está oscuro y no vemos luz al final del túnel, somos 1 de cada 10 mujeres en el mundo que luchan contra esta enfermedad “invisible”.

Porfavor sientete libre de comentar como a sido tu viaje con endometriosis, no puedo esperar para leer sus viajes.

Hasta la próxima endo hermanas,

A continuación

Sobre Mi

¡Bienvenida! Soy Ana. Fundé Endo Cultura porque quiero brindarles a las mujeres que sufren de endo un lugar donde puedan encontrar herramientas, información y consejos sobre cómo prosperar con esta enfermedad crónica.

Your Title Goes Here

Conéctate

EasyMensies

Es una marca consciente que creé como resultado de mi experiencia con la endometriosis. Es para pacientes con endometriosis y dolor pélvico crónico. Con mi experiencia en el manejo del dolor crónico durante más de dos décadas, aprendí sobre alternativas holísticas que ayudan mucho. Mi propósito es ayudar a otras personas a aliviar parte del dolor experimentado durante su ciclo menstrual de una manera más natural y cómoda.

Your Title Goes Here

Close Bitnami banner
Bitnami