Mi experiencia con la cirugía de escisión de endometriosis y la cirugía de resección de colon

by | Feb 16, 2021 | Endo Vida

Quería saltar aquí para contarles un poco sobre mi experiencia con mi cirugía de laparoscopia. Fue una cirugía de escisión y una cirugía de resección de colon. Mi endometriosis en etapa 4 estaba en todas partes, y les tomó un poco más de 7 horas de cirugía remover. También me sometí a esta cirugía mayor durante una pandemia y, aunque me dio miedo, estoy muy agradecida por la atención brindada por los cirujanos y el personal del hospital. Esperé más de dos años para hacerme esta cirugía y la idea de posponerla me aterrorizaba más que la cirugía en sí.

Cuando llegué al hospital el 29 de octubre de 2020, entré con mi esposo y una pequeña bolsa con algunas pertenencias para mi estadía en el hospital. Me pidieron que estuviera allí 3 horas antes de mi cirugía, que fue a las 10 a.m. Después de esperar menos de una hora después de registrarme, me despedí de mi esposo porque no se le permitió entrar y me pidieron que entrara en la sala de preparación de admisión para cirugía. Me puse una bata, me quité todo, me puse un gorro médico y me cambié la máscara (tenía que usar la máscara todo el tiempo debido al COVID-19). En Admisiones repasamos mi historial médico y los medicamentos que estaba tomando (CONSEJO: Lleva un papelito con todas las vitaminas, suplementos y medicamentos, así es más fácil y no tendrás que recordar todos los nombres). Durante este tiempo, me dieron algunos medicamentos para la cirugía.

Durante la estancia de admisión a la cirugía, también tuve la oportunidad de hablar con los médicos y enfermeras de mi equipo quirúrgico sobre la operación. Mi caso era tan grave que había un equipo de médicos en formación (unos 10) que iban a estar presentes durante la cirugía. Podría haberme asustado con el simple pensamiento de que todas estas personas me iban a ver desnuda en una mesa de operaciones, pero en cambio, decidí darle la vuelta a la historia en mi cabeza y solo enfocarme en lo agradecida que estaba de que todos estos futuros médicos aprendieran de mi caso para aplicar a futuras endo hermanas. Me operaron dos cirujanos, mi ginecólogo y una gastroenteróloga. Tuve mucha suerte de tener dos expertos en sus respectivos campos, lo que me dio tranquilidad.

Me llevaron a las puertas de la sala de operaciones y luego me pidieron que entrara y me acostara en una mesa de metal. La habitación era enorme, fría y con luces, pantallas y robots por todas partes. En una esquina se veía a dos enfermeras y al anestesiólogo preparando todo y a los médicos en la otra esquina de la entrada. Me sentí respetada todo el tiempo y mi ginecólogo constantemente me preguntaba cómo me sentía y me preguntaba que dijera con mis propias palabras lo que ellos iban hacer durante la cirugía. Creo que esto es una norma porque necesitas estar 100% informada de lo que te espera, lo había repetido para ese entonces ya tres veces. Me explicaron todo lo que me estaban haciendo durante este tiempo, por la anestesióloga y las enfermeras. Antes de entrar en un sueño profundo, mi médico reunió a todos alrededor de la mesa, me volvió a presentar a todos, mencionó mi nombre, el alcance de mi caso y explicó por qué estábamos todos allí y qué planeábamos preservar (mi fertilidad). Esto me asombró porque realmente me trató como una persona, ¡y me hizo sentir parte del equipo!

“Cuenta hasta 10” … 1,2,3

Estuve fuera por un poco más de 7 horas y lo primero que hice tan pronto como salí de la cirugía fue preguntar si tenía una bolsa pegada a mi estómago. Historia de fondo, una semana antes de mi cirugía me dijeron en mi cita previa a la cirugía que podía despertarme con una colostomía y que podía tenerla durante al menos 4 meses. Esta noticia me robó muchas noches de sueño antes de la cirugía, pero yo seguía segura en hacerme la cirugía sin importar esta consecuencia. Durante la cita previa a la cirugía, la enfermera trazó un círculo con un marcador que luego me pidió que volviera a retocar todos los días hasta mi cirugía. Este era el tamaño de la colostomía y dónde se colocarían si la necesitaba. Me alegré de saber que no tenía ninguna bolsa pegada a mí, ya que iba a ser una recuperación más lenta y psicológicamente más difícil de manejar, que las propias cicatrices.

Primera foto por mi esposo, horas despues de salir de la cirugia

En general, ¡la cirugía fue genial! Me colocaron durante siete días en una unidad de recuperación, principalmente debido a la parte de la cirugía de resección de colon. Compartí una habitación grande con otros pacientes porque el hospital estaba a su máxima capacidad debido al COVID-19. No me importó, me sentí agradecida de que incluso pudieran tenerme allí. Los primeros dos días presione el botón feliz “morfina” y luego no lo necesitaba tanto y me cambiaron a analgésicos. Tenía mucho dolor principalmente por el gas atrapado en mi diafragma, solo respirar causaba un dolor horrible. Me pidieron que me moviera desde el principio tanto como pudiera y que caminara incluso si me dolía porque era la única forma en que iba a salir el gas y era algo que tenía que hacer yo sola sin la ayuda de ningún medicamento. Necesitaba pasar gas para asegurarles de que la cirugía había sido un éxito, y me tomó siete días de caminar y de un dolor extremo. Honestamente, creo que estar llena de gas fue lo más difícil de atravesar de todo esto.

Historia divertida: Perdieron mis pertenencias después de la cirugía y cuando finalmente pude despertarme un poco por la noche, hice que las enfermeras miraran por todas partes porque sabía que sus turnos iban a cambiar y si las personas involucradas no estaban allí, nunca iban a recuperar mis cosas. Al final se resolvió todo y acabó siendo que mis cosas se las habían colocaron a otro paciente en otra unidad.

Primera vez tratando de pararme a caminar

En la unidad de recuperación tenían hermosos stickers en las paredes que animaban a los pacientes a caminar. En mi tercer día comencé a caminar, y noté una oruga frente a la puerta que apuntaba a la izquierda y me animaba a caminar. Caminé hasta una ventana tres veces ese día y luego regresé a la habitación. A mitad de camino entre la ventana y la puerta, otra oruga estaba dando ánimos para “¡sigue, ya casi estás”! Pensé que estaba muy bonito. En mi cuarto día estaba caminando con mi esposo y él me animó a pasar por la ventana y hacer una vuelta para volver a la habitación. Al regresar por esta nueva ruta, encontramos esta hermosa mariposa. Las palabras dicen “lo hiciste” y explican que caminar tres veces al día previene complicaciones. Estaba tan orgullosa de haber encontrado la mariposa. Ese momento significó que estaba mejor para caminar por el circuito y, al mismo tiempo, la metamorfosis que estaba sucediendo en mi vida. Caminar por los circuitos significaba que me estaba mejorando, que estaba más fuerte y más cerca de ir a casa con mis seres queridos. Tomé una foto cada vez que pasaba por allí. En mi primera vuelta tenía el tubo de fluidos conmigo lo que me dificultaba caminar, tenía que caminar encorvada, pero en el último estaba libre y por mi cuenta.


“Un día la oruga se convierte en mariposa”… pequeños pasos de bebé en mi metamorfosis 🐛.”

Todavía me estoy recuperando, pero puedo empezar a ver pequeños destellos de la persona que alguna vez fui, y espero que con el tiempo pueda sanar por completo para comenzar un nuevo capítulo de mi vida. Seguiré lidiando con esta enfermedad, pero espero que con menos dolor. Me sorprendió descubrir que encontraron endo incluso en mi diafragma y que no presentaba ningún síntoma.

Todavía hay mucho que compartir sobre mi experiencia, pero no puedo hacerlo todo en una publicación. Espero poder seguir haciéndolo en los próximos días. Mientras tanto, quiero dar esperanza a mis endo guerreras, quiero decirles que hay profesionales de la salud que entienden la endometriosis, que tienen buenos modales de cama y que están dispuestos a escucharte. Sigue defendiendo tu salud hasta que encuentres el médico adecuado para ti, uno con el que te sientas cómoda contándole todos tus síntomas sin sentirte juzgado o loca. La posibilidad de tener una mejor calidad de vida es real y mi esperanza es que todos podamos encontrar los tratamientos adecuados para nuestro cuerpo y nuestras necesidades.

déjame saber si tienes preguntas o si en algo te puedo ayudar. Hasta la próxima,

A continuación

Sobre Mi

¡Bienvenida! Soy Ana. Fundé Endo Cultura porque quiero brindarles a las mujeres que sufren de endo un lugar donde puedan encontrar herramientas, información y consejos sobre cómo prosperar con esta enfermedad crónica.

Your Title Goes Here

Conéctate

EasyMensies

Es una marca consciente que creé como resultado de mi experiencia con la endometriosis. Es para pacientes con endometriosis y dolor pélvico crónico. Con mi experiencia en el manejo del dolor crónico durante más de dos décadas, aprendí sobre alternativas holísticas que ayudan mucho. Mi propósito es ayudar a otras personas a aliviar parte del dolor experimentado durante su ciclo menstrual de una manera más natural y cómoda.

Your Title Goes Here

Close Bitnami banner
Bitnami