¿Cómo combato con la fatiga crónica causada por la endometriosis?

by | May 17, 2019 | Endo Vida

La fatiga crónica es un síntoma usualmente generalizado por las mujeres que sufren de endometriosis; Esto tiene mucho sentido porque nuestros cuerpos luchan constantemente contra el dolor crónico y la inflamación. Durante nuestros ciclos menstruales, se pierde mucha sangre que contiene altos niveles de hierro que conduce a un alto riesgo de desarrollar anemia. El dolor crónico, la inflamación y la anemia son algunas de las causas probables para que nos sintamos cansadas todo el tiempo. Más investigación todavía necesita hacerse en cuanto al por qué la inflamación crónica causa fatiga crónica, pero se cree que la inflamación afecta el sistema inmunológico, cerebro, y el sistema nervioso que resulta en la fatiga. Para manejar mi fatiga, hice algunos ajustes a mi estilo de vida que incluyen cambiar la dieta, reducir el consumo de alimentos procesados, tomar suplementos, hacer ejercicio cuando puedo, crear un horario para dormir y tener un sistema de apoyo increíble que entiendan lo que estás pasando.


Todo el mundo experimenta la endometriosis de manera diferente y por lo tanto nuestra fatiga es diferente también. Con mi endometriosis etapa IV, tengo el sueño interrumpido por la noche y cuando despierto todavía estoy muy cansada. Estoy constantemente hinchada, inflamada, y muy baja energía. Nunca tuve ningún problema con la anemia antes, pero hace un año mis niveles de hierro mostraron que estaba anémica y por eso me refirieron a un ginecólogo para un diagnóstico de Endo. Estaba perdiendo mucha sangre debido a los coágulos de sangre durante mis periodos menstruales y la sangre saliendo del recto. Otros síntomas incluyen dolor muscular o articular, niebla del cerebro, mareo, náuseas, y el agotamiento general. A veces es difícil determinar dónde me está doliendo en el cuerpo, pero siento que duele en todas partes. Tomar siestas durante el día cuando puedo es una ocurrencia común y esto es todo debido a la fatiga. Oh, y no nos olvidemos de la acidez estomacal horrible que no parece desaparecer incluso después de comer sano y beber mucha agua.

Cambiar mi dieta es algo con lo que lucho diariamente. Nací en una familia hispana en la que la leche y el pan eran parte del desayuno diario y dejarlos fue muy difícil. Hay muchas dietas para la inflamación y bajo FODMAP, pero para decirles la verdad no eran factibles para mí, especialmente si iba a tener una vida social lo cual es una gran parte de mi sistema de apoyo. Durante mi travesía a una mejor salud, fui a un médico homeopático y pedí orientación sobre mi lucha con estas dietas y sugirió reducir el consumo de algunos tipos de alimentos, pero no eliminarlos por completo, ya que podría causar que mi cuerpo cree alergias a ciertos tipos de comida más tarde cuando lo coma, aunque sea por error. Esto tuvo sentido para mí y desde entonces he estado comiendo mucho mejor y al menos no siento la presión de cortar cierta comida de mi vida por completo. Los tipos de alimentos que reduje fueron el gluten, la leche láctea, las carnes rojas y los alimentos procesados. También me aseguro de incluir la cantidad adecuada de nutrientes, proteínas, carbohidratos y grasas saludables en mi dieta. Las verduras se han convertido lentamente en mi aliado sólo porque cuanto más las consumo, mejor me siento. Para prepararme para los días que no me siento bien, congelo las sobras para poder usarlas cuando no me siento bien en lugar de salir o pedir algo que podría no ser tan saludable para mí.

Los suplementos son una necesidad ahora en mi vida, no me gustaba tomar vitaminas y suplementos antes, pero ahora tengo una rutina estricta para asegurarme de que no los echo de menos. Compré uno de esos recipientes para toda la semana y añado todas mis vitaminas el domingo para que no las pierda cuando la semana se pone agitada. No sólo estoy tomando vitaminas y suplementos, sino también remedios homeopáticos por lo que mi bolso está lleno de pastillas y remedios líquidos que tengo que tomar durante el día. Algunos de los suplementos que tomo diariamente son vitamina D, vitamina E, vitamina C, vitamina B6 y B12, magnesio, Omega, y suplemento de hierro. Crear un horario para tomar mis suplementos me ha ayudado inmensamente, he creado alarmas en mi Fitbit y me recuerdan durante el día cuando tomarlas.

Otro cambio de estilo de vida que hice fue comenzar a hacer ejercicio en el gimnasio. Estoy comprometida a ir incluso cuando mi cuerpo no está sintiéndose muy bien, hay excepciones a esto, por supuesto. El sauna, es otra razón por la que voy al gimnasio y se ha convertido en mi salvación y recompensa porque es caliente y creo que ayuda cuando estoy inflamada. Cuando no me siento muy bien y voy al gimnasio, trato de caminar así sea por 20 minutos en la caminadora, hay veces me frustro porque sé que puedo hacer mucho más, pero tengo que celebrar las más pequeñas victorias y simplemente estar allí es una de ellas. Si quieres tener el beneficio de ambos te recomiendo yoga caliente. Créeme cuando te digo que el sauna, la caminadora o el yoga me han salvado de muchos dolores corporales y dolor pélvico. Por otro lado, si me siento bien doy lo mejor de mí y aún más (haciendo pesas, corriendo, yoga, etc.) sólo porque quiero compensar por los días que no me siento bien y eso en mi mente me hace sentir bien.

¡Dormir para mí es lo mejor del mundo! No estoy segura de si esto es porque solía sentirme cansada todo el tiempo, pero ahora considero necesario en mi vida dormir al menos ocho horas. Antes de tomar suplementos (especialmente hierro), solía tomar siestas durante el día porque mi energía era tan baja que a veces pensaba que sin siestas no iba a terminar lo que tenía que hacer. Recuerdo comer en mi escritorio un poco antes de la hora del almuerzo para poder pasar mi “descanso del almuerzo” dentro de mi auto durmiendo sólo para ser capaz de funcionar el resto de la tarde. Ahora que lo pienso, fue una locura y difícil de creer que pensaba que esto era normal. Ser consciente de que nuestro cuerpo necesita dormir para sentirse mejor, incluso si uno no duerme sin interrupciones toda la noche significa que tenemos que estar comprometidas a crear una rutina y un horario de cuándo nos vamos a dormir y despertar. Poner una alarma 20 minutos antes de irte a dormir, te asegura ir a la cama al mismo tiempo y así crear una rutina. Cuando tu cuerpo se mete en una rutina de dormir que incluye sus ocho horas al día, te empiezas a sentir menos agotada.

La endometriosis puede hacer que una persona se sienta emocional y físicamente agotada lo cual lleva a estrés y más fatiga. Hablar con amigos, familiares o conocer gente con endometriosis a través de las redes sociales o los foros en línea puede prevenir los sentimientos de aislamiento y proporcionar consejos valiosos. Los foros y las redes sociales se han convertido en una gran ayuda para mí como los grupos de Facebook, páginas de Instagram, blogs y la creación de este blog. También soy afortunada de tener un marido increíble como sistema de apoyo para ayudarme a ser responsable de mis nuevos cambios de estilo de vida, así como para darme apoyo cuando lo necesito. Al igual que cuando tratamos de perder peso, necesitamos a alguien a nuestro lado para empujarnos incluso cuando no nos sintamos tan bien y para consolarnos al final del día.

A continuación

Sobre Mi

¡Bienvenida! Soy Ana. Fundé Endo Cultura porque quiero brindarles a las mujeres que sufren de endo un lugar donde puedan encontrar herramientas, información y consejos sobre cómo prosperar con esta enfermedad crónica.

Your Title Goes Here

Conéctate

EasyMensies

Es una marca consciente que creé como resultado de mi experiencia con la endometriosis. Es para pacientes con endometriosis y dolor pélvico crónico. Con mi experiencia en el manejo del dolor crónico durante más de dos décadas, aprendí sobre alternativas holísticas que ayudan mucho. Mi propósito es ayudar a otras personas a aliviar parte del dolor experimentado durante su ciclo menstrual de una manera más natural y cómoda.

Your Title Goes Here

Close Bitnami banner
Bitnami